Aprendiendo de los errores

Hay veces que un error de diseño te puede arruinar la cosecha. En este caso, al entutorar con cuerda, el viento movía la base del tallo y ha hecho que 2 tomateras se rompieran. La solución que voy a probar es entutorar desde la base con dos palos de madera.

Puedes seguirnos en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *